Nuestra invocación:
"Codigo Abierto.
La situación está controlada...
El objetivo ha sido CONFIRMADO..."

23 jun. 2010

Plegaria de un hombre en añoranza

En cada claro de luna veo tu rostro,
Que esta dentro mio desde 8 años ya.
Formas parte de las mil almas que entre todas,
A mis demonios hacen acto de calmar.

No puedo decir que no te extraño,
Pues sería una mentira mas.
Mas que extrañarte, falta me haces,
una satisfacción que no podre acallar.

Sin embargo, has guiado mi camino,
y has hecho de mi un ser real.
Por mas que mi humanidad haya perdido...
Tu calor permite que recuerde lo vivido.

No eres solo un alma mas dentro mio.
Tampoco fuiste algo fugaz.
Fuiste aquel hombre sabio y recto,
Que buscó a su prole dar confianza y paz.

Y aunque el designio cruel sea,
No está en mi el lamentar.
Tu perdida fue rápida,
Pero tus pisadas perdurarán.

Nada ni nadie es eterno en este mundo...
¿Para que desean la inmortalidad?
Es un acto vago e inhumano
Y menos aun, tu corazón ha de perdurar.

La maldición que llevo en mis venas.
Tu sello y firma llevaran.
Tu pérdida me transformó en lo que soy ahora
Y en lo que, en el futuro, me convertirá.

Seco mis lagrimas, y cargo otro vaso de vino...
Pero no es por mi felicidad la razón de brindar.
Es por ti, mi querido viejo...
Un cigarrillo por vos, he de guardar.

El Ave de Hermes es mi Nombre.
Mis alas devoro, así me han de domar.

Me han llamado EL AVE DE HERMES


(Mi recomendación: Que escuchen la música al fondo, para que la letra sea mas emotiva...)

La luna esta en calma...
Los vientos susurran la esperanza...
Y las mil almas que recorren mi cuerpo,
buscan ansiosas, sed de esperanza.

Esa venganza que amerita una guerra en la cama,
mientras mis labios recorren buscando el punto de inicio de tu aura,
donde busco ser domado...
Busco ser domesticado.

Mientras escucho los dulces gritos que emanan de tu boca,
observo detenidamente si esto es en verdad, real.
Y el placer que me recuerda el ser humano,
me recuerda el dolor que sucederá.

Han terminado las ilusiones para mi.
He dejado de ser algo humano.
Mi propia existencia he trascendido.
El amor y el dolor, tan solo un designio.

Y cuando te veo en la distancia,
las mil y un almas dentro mio me recuerdan a gritos,
la maldición que en mi ha caído.
El nombre que me ha sido conferido.

Mi vida, olvidado...
La oscuridad he abrazado.

Por nombre llevo EL AVE DE HERMES.
Mis alas devoro, para así ser domado.