Nuestra invocación:
"Codigo Abierto.
La situación está controlada...
El objetivo ha sido CONFIRMADO..."

5 ago. 2010

Canitas al aire

Dos cositas antes de comenzar:
1- Si no cumplí con mi cuoteo ayer, es por que estaba metido en este tema que postearé ahora.
2- Puritanos, abstenerse de leer esta columna en particular.

Ayer, hice una nueva amistad.

Digo amistad, pues es muy difícil que nos convirtamos en pareja, dada la similitud de carácter y pensamientos. Polos iguales se retraen.

Sin embargo, la mentalidad era otra, en ese sentido.

De una amistad, paso a ser una amistad casi con derecho a roce.

Particularmente, mi intención es de la amistad pura, cosa que tengo con esta amiga. No tenemos miedo de decirnos las cosas tal y como son.

Pero de repente, existe atracción. Y eso es fundamental para que la química se logre.

Al final, quedamos para un encuentro. Se convirtió en una canita al aire, de las tantas que seguro vendrán.

Ahora. No quiero generar roces. Ambos tenemos pareja. Ambos estamos bien con nuestras respectivas relaciones.

Pero, ¿Que incentiva a dos personas el realizar encuentros cuyo unico objetivo es el de saciar una sed de cuerpo, experiencia y sensualidad?

Responderé, primero, desde mi punto de vista.


Las leyes normales no se aplican conmigo.

Aparte, soy una persona un poco mas liberal que el promedio. Hay cosas que no voy a hacer, como un trío o una sesión swinger. Pero en otras, no creo que pueda contenerme.

Es mas. Bordeando mi propio raciocinio, no creo que este engañando a mi pareja.

No.

Solo aprovecho las oportunidades que me ofrece la vida, y las que realizo por mi mismo.

Ahora. No podemos pensar los hombres que todas las mujeres desean tener una amistad con derecho.

Yo, particularmente, evalúo quienes podrían ser o amistad, amistad con roce, o pareja.

No me malinterpreten. No soy zafado.

Depende mucho del mismo carácter de la mujer ante ciertas reacciones.

Aparte, puedo ser mas amigo que cualquier otra cosa. Por desgracia, ese es mi perfil. Por eso me encuentro en la difícil posición de tener a alguien a mi lado.

Y a la que tengo, la quiero bastante.

Pero igual, unas canitas al aire nunca hacen mal a nadie.