Nuestra invocación:
"Codigo Abierto.
La situación está controlada...
El objetivo ha sido CONFIRMADO..."

4 ago. 2010

Conversaciones con una de mis mil almas

Me puse de acuerdo con una de mis mil almas, la que tal vez es la mas critica, para debatir algunas cuestiones de la vida cotidiana, y mi propia vida cotidiana.

Nos pusimos de acuerdo para encontrarnos en el Mariscal Lopez, visto que ahí es donde paso toda la mañana, después de salir del programa diurno.

A el (o ella, aun no estoy seguro) no le gusta la mañana. Le encontré con un tapado negro, lentes oscuros, un sombrero, y rigurosa etiqueta.

Llegó antes que yo. Nos citamos a las 9. Llegue 9 y media.

Prometí encontrarme con este personaje cada semana.

Comenzamos una conversación bastante amena. Hablamos sobre los hijos de Lugo, mi relación, Filizzola, mi trabajo, Lugo de vuelta, y las vueltas que da la vida...

De a poco, fui dándome cuenta de por que era una de mis mil almas.

Es un hombre, de unos 23 a 25 años, alto, con pelo lacio, y aunque no fuma, contraparte mía, siente gran admiración por el vino tinto, igual a mi.

Después me percate de lo obvio...

Era, en realidad, mi alma.

Cuando mi alma se percato de que me di cuenta de la realidad, lanzó una escueta sonrisa.

Mi alma es inhumana. Tiene su propia moral, su propia ideología.

No siente rencor, no siente melancolía...

Tiene su propia y retorcida manera de vivir.

Apenas ama.

Adoro charlar con el.

Antes de levantarnos, volvió a ponerse el sombrero, y me lanzo esta máxima:

"Preferiría encontrarnos a la noche. Es cuando tu y yo estamos abrazados por la tenue luz de la luna, y todos nuestros demonios están sueltos."

Di completa razón. Acto seguido, desapareció.

Tal vez, igual que el, no tenga esencia humana.

Solo un ser que merodea por las calles, tratando de parecer algo humano.

Creo, firmemente, que esa alma es mi propia esencia.